01 agosto 2019 / By Costa
 
 
El molino de Bolao, situado entre Toñanes y Cóbreces, con vistas a los Picos de Europa.



Nos encontramos entre prados verdes y grandes acantilados con una preciosa cascada formada por el río La Verde y una poza que desagua en el mar. La fuerza del agua se utilizaba en otros tiempos para el funcionamiento del molino.

El viejo molino se utilizaba por los habitantes de la zona para llevar las mazorcas de maíz y obtener la harina para sus panes y demás repostería.

A pesar de que hoy en día solamente quedan las ruinas del molino, la visita merece la pena por el entorno.