6 Playas poco conocidas en Cantabria

24 julio 2021 / By Costa
 
 
Se trata de  unas  playas situadas en un entorno natural lleno de atractivos y entre algunos de los acantilados más bellos de la costa cantábrica. La Playa del Madero, una cala para solitarios. Por su ubicación en mar abierto, está muy azotada por el viento, pero forma con sus abundantes rocas un paisaje singular que no deja indiferente. No tiene un acceso sencillo, pues hay que llegar a la cala a pie con algo de esfuerzo. Esta playa desaparece cuando se produce la pleamar.  La Playa de Berellín, una hermosa cala que hay que descubrir en pleamar y bajamar porque parecen dos diferentes. Está situada en una pequeña ensenada y  para llegar a ella hay que tomar la única pista que sale del pueblo de Prellezo descendiendo hacia el mar. La Playa de Luana, se encuentra en la localidad de Cóbreces, con arena dorada y muy fina. Cerca de la playa, en el término municipal, se levanta una hermosa iglesia, San Martín de Cigüenza, que constituye uno de los ejemplos más bellos de la arquitectura barroca montañesa. La Playa de los Locos, famosa en Cantabria entre los surfistas. Se halla en Suances, el antiguo Portus Blendium romano, y disfruta de unas aguas transparentes, arena dorada y muy buenas olas para llevarse la tabla. Está protegida de las aguas de la ría del Saja-Besaya por la Punta del Dichoso, que ofrece un espectáculo impresionante con olas capaces de elevarse decenas de metros y rompiendo ante grandes rocas. El paisaje en este punto es grandioso con sus verdes prados y la encantadora ciudad de Suances.  La Playa de Langre, una playa para perderse en el litoral más abrupto de Cantabria; el arenal está flanqueado por un hermoso acantilado, que genera una asombrosa sonoridad con el rumor del mar y sus olas. La  playa de El Sable, junto a los impresionantes acantilados de Quejo en Arnuero, un magnifico hábitat para las aves. En los pueblos destacan las sobrias casas solariegas y palacios que pertenecieron a la nobleza de la zona.