La Costa Quebrada, una joya natural

04 septiembre 2021 / By Costa
 
 
La conocida como Costa Quebrada, tiene 20 kilómetros de longitud que comienzan en la península de la Magdalena de Santander y terminan en la playa de Cuchía, en Miengo y en cuyo camino recorre cuatro municipios cántabros. Este parque geológico, con muchas posibilidades de convertirse en geoparque mundial,  impresiona incluso a aquellos a los que las piedras no les dicen nada.   El parque no es solamente un tramo costero muy atractivo, sino que además muestra un conjunto único de formas litorales y rasgos que proporcionan la oportunidad de presenciar la geología en acción y descubrir de un modo directo y sencillo el origen y evolución de nuestra tierra.  Pero ¿cómo se forma?. La intensa erosión marina, unida a la acción complementaria de las aguas de lluvia y su circulación superficial y profunda, en forma de ríos, torrentes y cursos subterráneos, da lugar a un paisaje geológico único con un conjunto muy diverso de estructuras y formas que se extienden a lo largo del litoral: Acantilados, arcos, islotes, ensenadas, playas, tómbolos, dunas, flechas litorales y estuarios.    Además de disfrutar de la inmensidad del paisaje y la naturaleza en todo su esplendor, en este paseo recorreremos algunas de las más impresionantes playas de la costa regional: La Arnía, Valdearenas, Covachos, Cerrías, Somocuevas, la Virgen del Mar o Cuchía en las que además de su arena fina y sus magníficos baños de mar en verano, se promueve la práctica de deportes como el surf. Pero si el deporte no es lo suyo y le gusta y la fotografía, es esta zona de la costa, una de las más fotografiadas de nuestro litoral. De hecho el invierno, primavera y otoño son las estaciones para los apasionados de la fotografía de paisaje. En ese tiempo, las luces y meteorología dramáticas, cuando se combinan con el soberbio paisaje, brindan innumerables oportunidades fotográficas.