LA CUEVA DEL SOPLAO, VISITA IMPRESCINDIBLE

 
 

El Territorio Soplao se localiza en la comarca del Saja – Nansa entre los municipios de Herrerías, Valdáliga y Rionansa. El entorno constituye un enclave con espléndidas y profundas vistas sobre la Sierra de Peña Sagra, Los Picos de Europa, el valle del río Nansa y el Mar Cantábrico.

Situada a 60 km de Torrelavega y a 83 km de Santander, cerca de las villas marineras de San Vicente de la Barquera, Comillas, Santillana del Mar, o de zonas de interior como Cabuérniga, la convierten en uno de los lugares favoritos de los que visitan Cantabria.

La cueva El Soplao, fue descubierta a principios del siglo XX con motivo de la explotación de las minas de La Florida y está considerada una de las grandes maravillas de la geología, atesora en su interior un paraíso geológico de espeleotemas (excéntricas, estalactitas, estalagmitas, coladas, columnas, perlas de las cavernas, dientes de perro, etc.)

El Soplao sorprenderá a todo el que se acerque a visitarlo hasta el punto de que repetirá en numerosas ocasiones al  descubrir nuevas formas y rincones en cada visita.

El recorrido sobrecoge por la espectacularidad, abundancia y diversidad de sus formaciones excéntricas, que son las que hacen de El Soplao: “Una Cavidad Única”.

Además de su valor geológico, la cueva y su entorno albergan un excepcional patrimonio de arqueología industrial minera, con más de 20 km de galerías. La actividad minera también ha dejado su huella en el espacio exterior: castilletes, hornos de calcinación, lavaderos, talleres, etc. Las labores mineras se orientaron a la extracción de blenda y galena, dos de las mejores menas para la obtención de zinc y plomo, respectivamente.